La raza cósmica: Chairos y Fifís

77

Hace unos años, leí un ensayo que cambió mi manera de ver a México y me dio una esperanza durante mucho tiempo para creer que nosotros los mexicanos podemos cambiar al mundo, ese escrito pertenece a José Vasconcelos, quien fue Secretario de Educación Pública.

Él nos hablaba de que en el mundo hay 4 razas: roja (amerindios), blanca (europeos), negra (africanos) y amarilla (asiáticos). La mezcla entre todas ellas da como resultado la aparición de una quinta y última, la más perfecta y sublime: la “Raza Cósmica”, también denominada “la raza de bronce”.

En Latinoamérica se experimentó un mestizaje que en otros lugares colonizados no se dio, ya que los conquistadores no se fusionaron con una clase diferente a la suya, por ejemplo, en Sudáfrica existió el apartheid, lo que implicó una segregación racial.

Pero lamentablemente, hemos olvidado nuestro pasado y hacemos diferencias, hablamos de la raza “fifí” y de los “chairos”, sin embargo, no importa, el estado, municipio, comunidad o colonia en donde residimos, todos los que estamos dentro de territorio nacional, somos raza de “bronce”.

Los mensajes en las redes sociales cada vez se leen más polarizados, el hacer diferencias por la escuela a la que vas, del cómo te vistes, que lugares frecuentas, no te hace menos o más que otras personas, lo que realmente te da valor, es como eres como ciudadano, como aportas a construir un mejor país y como te comportas con tu familia y en la calle.

Con esta inquietud, busqué a la Doctora Gloria Abarca[1], una especialista en Educación para la Paz, para que nos comparta sus consejos de como vivir en un país respetando las diferencias.

La especialista, nos comenta que en la polarización influye las diferencias y la resistencia a conocer al otro, por lo que sí alguien es diferente a mí es mi enemigo, fomentando con ello la cultura de la violencia.

Asimismo, externa que la intolerancia puede intensificarse, sí dejamos de ver al ser humano como un sujeto y lo comenzamos a ver como un objeto, por lo que, poco a poco comenzamos a deshumanizarnos.

Los consejos que nos da, para ser más tolerantes es la “Provención” que es un término que impulsa Paco Cascón[2] para ver de forma positiva el conflicto, como un fenómeno natural a las relaciones humanas donde conflicto no es igual a violencia, y que es importante tener estrategias para transformar pacíficamente el conflicto y proveemos de estas estrategias desde la educación y en específico desde la Educación para la paz. Por ello es importante conocernos, reconocernos, y tener espacios de autoconocimiento y favorecer una Cultura de Paz que nos permite entender que México justo necesita crear redes de paz con la diversidad que somos, y no necesita más divisiones ni clasificaciones, sino unión desde lo diferente que enriquece, desde lo que compartimos en común que es un territorio y desde la acción del cuidado propio y el cuidado del otro.

Por lo que volvamos a ser la “raza cósmica”, la “raza de bronce”, dejemos de utilizar los términos “chairos” y “fifís” que nos lastiman como mexicanos.

 

 

[1] Cursó sus Estudios de Paz en Innsbruck Austria y realizó el Doctorado en Estudios Internacionales de Paz, Desarrollo y Conflictos en España. Participo de manera conjunta con Said Bahajin de Marruecos en un proyecto de paz www.unmundotenidodepaz.org, con el objetivo de dar a conocer como los niños y niñas entienden y viven la paz.

 

[2] Profesor de la Universidad de Barcelona y asesor en temas de resolución de conflictos.

Deja un comentario

Font Resize
Modo contraste