El origen de la violencia

38

Generalmente no me gusta escribir cosas negativas como es el caso de la violencia, me siento más cómoda hablando respecto como podemos construir un mejor país, sin embargo, a veces para poder mejorar como personas debemos reconocer nuestra propia sombra, esa parte obscura que como seres humanos llevamos dentro.

Siempre se habla del yin y el yang, donde el yin representa lo femenino, la tierra, la oscuridad y la pasividad, mientras que el yang es el principio masculino, el cielo, la luz y la actividad. También hemos escuchado, de que “hay dos lobos peleando en nuestro corazón: uno se llama miedo, el otro se llama amor. ¿Sabes quién gana? Aquel que alimentas”.

Desgraciadamente, en nuestro país el lobo que últimamente estamos alimentando es el miedo, es difícil encontrar una nota positiva de lo que hacemos en México, las noticias de robos, secuestros y asesinatos son más comunes que las caricaturas.

Sin embargo, el tema de la violencia no sólo es un tema de gobierno, es un tema personal, familiar y social. En cada uno de nosotros esta la libertad de elegir en que persona nos queremos convertir, en un doctor, abogado, plomero, comerciante o en un sicario o secuestrador. Nosotros elegimos la profesión.

Probablemente dirán que el entorno en el que crecimos es el responsable de la violencia, lógico influye, pero no es nuestro destino. A pesar de la violencia intrafamiliar que se pudo haber vivido, una persona puede aspirar a tener una vida pacífica en su edad adulta sin tener que lastimar por su sufrimiento.

En algunas regiones de África, se han rescatado niños soldado que fueron reclutados para guerrillas, que incluso se vieron obligados atentar contra sus seres queridos y después de su liberación e intervención psicológica por parte de los gobiernos africanos y de la UNICEF se han recuperado.

Todo lo anterior, lo hicimos nosotros como sociedad, al igual que el genocidio de judíos y la detonación de las dos bombas nucleares durante la Segunda Guerra Mundial, es por eso mismo, que en la exposición de motivos de la creación de la UNESCO refiere sobre lo que puede hacer el hombre cuando está en la obscuridad.

“Que, en el curso de la historia, la incomprensión mutua de los pueblos ha sido motivo de desconfianza y recelo entre naciones, y causa de que sus desacuerdos hayan degenerado una guerra…”

Pero también establece, que nosotros mismos podemos encontrar la luz para construir la paz.

“Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”.

La UNESCO se constituyó para contribuir a la paz y a la seguridad mediante la educación, la ciencia y la cultura a fin de asegurar el respeto universal a la justicia, la ley, los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Deja un comentario