Zacatecas bajo el yugo de la 4T

16

El gobernador priista Alejandro Tello Cristerna está sufriendo los estragos del arranque de la actual administración lopezobradorista en dos vertientes que son muy riesgosas: en lo económico y lo político. Este escenario está presionando fuertemente a su administración que va a la mitad de su quinquenio.

En lo económico el gobierno de Andrés Manuel López Obrador mantiene una sequía financiera para Zacatecas, al contener los recursos del impuesto con que se integraba el fondo minero que, de 2014 a 2018 acumuló en el país 7 mil 757 millones de pesos, con lo que se beneficiaron 27 estados, 227 municipios y se realizaron 2 mil 44 obras de infraestructura.

Cabe mencionar que por el pago del impuesto minero las empresas de esta industria extractiva aportaron, durante cuatro años (de 2014 a 2018), 16 mil millones de pesos, de los cuales el 20 por ciento se destinaba a obras que formaban parte del presupuesto federal.

De ser el estado de Zacatecas uno de los más beneficiados con la asignación de 718 millones de pesos el año pasado, en el presente 2019 con la 4T no ha recibido absolutamente nada, a pesar de que el mandatario estatal preside la comisión de minería en la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO). Sus peticiones no han sido atendidas.

Pero no solamente el gobierno de la República le ha quitado a Zacatecas los recursos del fondo minero, sino que tampoco le ha ministrado los fondos federales para la educación, lo que agudiza la situación de precariedad financiera de los subsistemas de los Colegios de Bachilleres (Cobaez) y a los Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Zacatecas (Cecytez).

En el presente año el gobierno zacatecano ha tenido que generar préstamos para el pago de quincenas a maestros y administrativos de estos subsistemas, con la advertencia de que ya no hay posibilidades de continuar apoyándolos.

Otros programas sociales también han sido contenidos por el nuevo gobierno y uno de los más afectados sin duda, es el sector salud, con las modificaciones y cambios de política del seguro popular.

La centralización de las finanzas públicas está convirtiendo al gobierno del estado en una especie de ventanilla del gobierno federal, asfixiándolo financieramente, y en contraparte el dinero fluye cuantiosamente para los programas sociales de entrega de becas del presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador.

En lo político las cosas no están mejor o menos peor para el mandatario estatal. El senador ahora de Morena, José Narro Céspedes, ha tomado la bandera de oposición a la obra de infraestructura de la presa Milpillas y de apoyar el bloqueo del acceso a la empresa minera Peñasquito en Mazapil, Zacatecas, que lleva más de cinco semanas.

La empresa ha responsabilizado del conflicto a Narro Céspedes y ha denunciado que se les pretende extorsionar con 442 millones de dólares para solucionar el conflicto.

El director corporativo de Peñasquito, Michael Harvey, afirmó en una entrevista para Pórtico Online que “Narro utiliza su puesto público para, bueno, básicamente ofrecer un servicio de consultoría y creación de conflictos para después cobrar la resolución de conflictos y utiliza su puesto de senador para explicar a los bloqueadores que él puede ayudarles a subir la exigencia económica”.

El senador José Narro Céspedes, quien se promueve ya como precandidato del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) a la gubernatura de Zacatecas, también en entrevista telefónica con el noticiario Pórtico Online, anunció que este lunes seis de mayo interpondrá una denuncia de carácter penal por difamación en contra de la empresa Peñasquito.

Con el activismo de Narro Céspedes se conflictúa el principal proyecto hídrico que podría resolver el problema de abasto de agua en la zona de mayor desarrollo urbano y comercial en Zacatecas, que hoy atraviesa por una crisis muy profunda ante el abatimiento de los mantos acuíferos y por otro lado, le genera al gobierno estatal un problema económico y de relación institucional con la empresa minera de mayor producción en oro y plata.

Pero eso no es todo. La semana pasada abrió su oficina en Fresnillo, con el aval del alcalde de Morena, Saúl Monreal Ávila, la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México (CATEM), organización sindical creada por el senador Pedro Haces (suplente del ex panista y actual director del Seguro Social, Germán Martínez Cázares).

La CATEM, de filiación lopezobradorista, se convertirá en el mediano plazo en un dolor de cabeza para el gobierno priista zacatecano y para el sindicalismo cetemista, pues empezará a afiliar a empleados de los municipios morenistas, así como de la industria y comercio para fines electorales rumbo al 2021.

Este es el escenario que hoy presiona al mandatario estatal a la mitad de su quinquenio, acotado presupuestalmente por la federación y además, con la generación de conflictos por parte de activistas y políticos de Morena que aspiran a gobernar el estado.

Al tiempo.

@juangomezac

Deja un comentario