Tradición que se preserva

10

Sin duda todo lo que nos rodea en esta gran Ciudad de México durante la última semana ha sido la promoción en los mercados, centros comerciales e instituciones, de una de las tradiciones más arraigadas a nuestra cultura e historia misma, me refiero al Día de Muertos.

La semana pasada, en la capital del país se realizaron actividades culturales gratuitas que atraparon la atención de propios y extraños: catrines y catrinas en carros alegóricos, un desfile internacional lleno de colores y tributos a la muerte. Las acciones pasaron por Polanco, Reforma y el Centro Histórico; estos hechos cautivaron a más de dos millones de personas, entre ellas, extranjeros, quienes también acudieron al Gran Premio de México.

Todo lo anterior ha dejado una buena impresión internacional de nuestro México y su cultura. No es sorpresa que, según cifras del propio gobierno local, el Turismo haya aumentado en un 20 por ciento con respecto al año pasado.

Las cosas se están haciendo bien, promover nuestra idiosincrasia es la mejor manera de generar unión; el sentirse orgulloso de las tradiciones siempre generará más y mejor cultura en la sociedad.

Ahora en este Día de Muertos, vale la pena resaltar una celebración milenaria que tiene orígenes prehispánicos que finalmente se fundieron en el mestizaje del siglo XVI, y, sobre todo, se debe reflexionar y valorar las enseñanzas de las personas que ya no están y que festejamos, aunque sea en espíritu cada 1 y 2 de noviembre.

Bien por el gobierno que nos hace recordar lo valioso de nuestras tradiciones, y lo importante de nunca olvidar a nuestros pilares que han hecho que estemos en este momento, vivos y dispuestos a hacer un mejor mundo.

Deja un comentario

Font Resize
Modo contraste