Ad Astra (O cómo obtener una catarsis en el espacio)

16

27 Septiembre 2019.- Ad Astra es la película mas reciente de James Gray y protagonizada por Brad Pitt en la que este último interpreta a un veterano astronauta, Roy McBride, a quien se le da la misión de viajar a Marte para ponerse en contacto con su padre, Clifford McBride, del cual nadie tiene noticias desde que su tripulación se perdiera en Neptuno años atrás, debido a que es sospechoso de unas explosiones de antimateria, muy peligrosas al parecer, y ya, es todo lo que se puede decir de la trama sin spoilearla, porque a partir de esta sinopsis se origina una odisea de búsqueda y reflexión por parte de nuestro héroe para intentar salvar el universo.

Algo que cabe señalar es que tanto el escenario como la trama son un pretexto para hacer énfasis en la insignificancia del hombre como especie en relación a la inmensidad del espacio exterior y para generar cuestiones existenciales en nuestro protagonista, lo cual logra y lo hace con creces de la mano de una elección de planos impresionantes que, de verdad, te hacen sentir diminuto en la butaca de la sala del cine. De hecho, la travesía interplanetaria en la que Roy se ve envuelto no es sino una representación visual de un viaje emocional que transcurre paralelamente.

Tengo que decir que el noventa y cinco por ciento de las imágenes en la película son sencillamente hermosas, de las cuales dos terceras partes son close ups de Brad Pitt en mitad de una reflexión y se agradece porque el tipo está en estado de gracia con una actuación maravillosa en la que controla a la perfección la expresividad de su rostro; y aunque está rodeado de secundarios de lujo como Donald Sutherland, quien solo tiene una breve aparición y pasa a cobrar el cheque, o a Tommy Lee Jones que la mayor parte de sus participaciones las hace por medio de grabaciones “antiguas”, este es el show del señor Pitt y él lo sabe, se echa la película al hombro y se deja ir.

Sin embargo, tengo que admitir que no todo es miel sobre hojuelas con Ad Astra, al menos para mí, y tiene que ver con lo que yo catalogaría como inexactitudes científicas, ya que por momentos ocurrían cosas en la pantalla que me sacaban un poco de la historia y me dejaban preguntándome si aquello era posible o si tenía lógica, aunque casi de inmediato me obligaba a mí mismo a justificarlo diciendo que tratándose de una película de ciencia ficción ambientada en un futuro cercano seguramente la tecnología había avanzado lo suficiente para hacer posibles tales cosas, porque, pese a ello, me la estaba pasando muy bien.

Por: Elvis Castillo

Deja un comentario

Font Resize
Modo contraste