19s, caos permanente

12

A dos años del movimiento telúrico del 2017, los estragos causados siguen visibles en las zonas afectadas.

Las vidas perdidas aún pesan, las fotografías de la solidaridad mexicana erizan la piel como el primer día, son fracturas emocionales que difícilmente se borrarán de la historia del país.

Pero los daños estructurales de edificaciones si deben ser erradicados. Edificios que quedaron completamente destruidos y casas inservibles siguen sin recibir atención. Aún hay varias familias que siguen durmiendo en carpas o casas de campaña compartidas con extraños porque no tienen a dónde ir.

La respuesta por parte del gobierno ha sido lenta. Hace unos días se reveló que hay desvíos del dinero destinado a la reconstrucción, pues muchos millones no han justificado su destino.

Es bien sabido que el país no pasa por una situación económica estable, pero es inadmisible que decenas de mexicanos deban pagar boleto del metro para ir al sanitario por no contar con el servicio.

Macrosimulacro 2019

Los protocolos de seguridad han “incrementado” a nivel nacional para poder disminuir riesgos.

El pánico es inevitable, claro, pero ¿26 lesionados en un simulacro del cual se previno semanas antes? Esta cifra deja en claro que hace falta cultura de prevención en nuestra sociedad. No corro, no grito, no empujo son reglas básicas que se deben de seguir para evitar incidentes en un evento de tal magnitud.

El registro de crisis nerviosas en varios capitalinos refleja vulnerabilidad, o es malo, sin embargo, provoca caos. Esa parte psicológica también debe ser tratada a la brevedad, pues si esto pasa en un ensayo ¿qué pasará cuando un sismo nos sorprenda de nueva cuenta?

Dificultades técnicas

La propuesta de la Jefa de Gobierno de realizar un simulacro cada tres meses parece razonable. Varios altavoces, a presar de haber sido probados numerosas ocasiones, presentaron fallas considerables.

El compromiso por resguardar la vida de los ciudadanos va en aumento. Desperfectos similares son de sumo riesgo considerando que la Ciudad de México vulnerable.

En expectativa de soluciones concretas a los males vigentes del 19 de septiembre, esperamos no ser víctimas de otro siniestro tan impactante.

 

Deja un comentario

Font Resize
Modo contraste