Calendario

Una relación difícil

30 oct. 2017.-

La relación de los poderes Ejecutivo y Legislativo con los medios de comunicación zacatecanos atraviesa por una situación tensa, difícil, que se da en un escenario de precariedad financiera y de aparición de nuevos instrumentos de comunicación, entre los que destacan las nuevas formas de informar a través de las redes sociales.

Los medios tradicionales mantienen una influencia en la opinión pública estatal, pero el dinamismo que caracteriza a las redes sociales, principalmente Faceboock, WhatsApp y Twitter, incide de manera importante en la sociedad.

El uso de las nuevas tecnologías y la creciente accesibilidad de la información en los teléfonos móviles, así como el bajo costo para obtener información de manera digital, están ganando mercado en el mundo de la información.

Pero ¿por qué este tipo de medios avanza de manera importante en el gusto de los nuevos consumidores de noticias?

Son varios factores. Entre éstos destacan, por ejemplo, la innovación, la utilización creciente del video en las redes sociales, que resume información de manera atractiva y sobre todo en tiempo real, de los acontecimientos que interesan a los ciudadanos.

En segundos o en un máximo de dos minutos, el video cuenta una historia, presenta un producto o servicio, o da a conocer un hecho relevante que se ha generado casi en el momento de su desenlace.

Por otro lado la transmisión de noticieros o programas de comentarios y entretenimiento a través de Facebook, están ganando un mercado emergente que capta sobre todo a un público joven, con un nivel socioeconómico de clase media, alta y grado académico de licenciatura.

Pero más allá de estas características que corren el riesgo de quedarse en el plano de la transformación digital de los medios de comunicación, el aspecto de fondo en cuanto a su influencia en la opinión pública, radica también en la libertad del emisor que se convierte en el principal protagonista del comentario o del hecho noticioso.

Los medios tradicionales tienen un reducido margen de maniobra en el tráfico informativo a causa de los estrechos intereses que tienen con sus anunciantes, tanto del sector privado como del público y del político.

Las emisoras tanto radiofónicas como televisivas tienen una carga mayor en cuanto a que son usufructuarias de una concesión que les otorga el Estado Mexicano, para que emitan mensajes en la banda radioeléctrica o que estos crucen el espacio aéreo nacional.

La relación entre medios de comunicación y gobiernos siempre ha sido difícil y en los actuales tiempos es aún más frágil, por la precariedad económica y la política de transparencia que obliga a mostrar abiertamente los convenios publicitarios  que antes eran un factor de “discrecionalidad”.

En este escenario se dan dos momentos que son relevantes en la relación medios y los poderes Ejecutivo y Legislativo, que rompe con esquemas tradicionales y que probablemente modificará contenidos y estrategias de comunicación social.

El lunes pasado al término de la ceremonia para la conmemoración del Día del Médico el gobernador del estado, Alejandro Tello Cristerna, advirtió a los reporteros de la fuente que ya no daría entrevistas “banqueteras”.

El mandatario estatal había sido cuestionado sobre el tema de la inseguridad, motivado por el asesinato del joven universitario Froy Hiram Ortiz Hernández. Su respuesta fue inmediata: “A partir de este momento, y con el todo respeto que ustedes me merecen los medios de comunicación, yo no podré estar opinando de todos los temas”.

Argumentó lo siguiente: “por estar dando declaraciones de todos los temas, de salud, educación, seguridad a botepronto, con preguntas de un tema y de otro, en donde se consignan y se toman ciertas frases que en ocasiones nada están ayudando al clima que todos queremos, creo que no es lo propicio”.

Aunque este tema tiene que ver más con la administración de la imagen del gobernante y con el manejo de agenda mediática, modifica también sustancialmente la relación de medios y Poder Ejecutivo y abre por tanto, una coyuntura distinta en el manejo informativo de la administración pública en general.

Al siguiente día la Comisión de Régimen Interno y Concertación Política de la 62 legislatura del congreso zacatecano, a iniciativa del diputado de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional), Luis Medina Lizalde, tomó la determinación de prohibir a reporteros de la fuente el acceso a galerías del recinto legislativo y confinarlos a una reducida sala de prensa ubicada a un costado del vestíbulo.

Para algunos medios de comunicación la medida fue a consecuencia de la publicación en redes sociales, de algunos diputados que aparentemente dormitaban en el salón de plenos durante una sesión legislativa. En otras imágenes también se mostraba la distracción de legisladores que no tomaban en cuenta al orador en tribuna, entre otros factores publicitados.

La medida desató la inconformidad de reporteros que protestaron airadamente por la acción restrictiva e incluso, algunos medios de comunicación publicaron que no cubrirían bajo esas condiciones las actividades parlamentarias.

Ambos poderes marcan preponderantemente la pauta y la resonancia de la agenda mediática zacatecana que hoy, contrasta con los temas que mantienen el interés de la opinión pública y por ende, de la prensa zacatecana.

Son también tiempos de cambios en la relación prensa-gobierno-congreso.

Al tiempo.

 

Category : Opinión, PórticoOnline and tagged , , , .
« »