Calendario

Una propuesta indecorosa

Opinión

Por Lucerito del Pilar Marquez

Dentro de mis propósitos para este 2018 tengo uno que me revolotea en mi cabecita y me gustaría mucho compartirlo con ustedes para que me ayuden a realizarlo. La estrategia es sencilla:

Paso uno: dejemos de mirar a las personas con ojos de desprecio por el simple hecho de tener un color de piel distinta a la nuestra; si son blancas, azules, rojas, amarillas, verdes, moradas ¡Qué maravilla! ¿El arco iris sería el mismo si le faltara algún color? En su amalgama colorida está su belleza.

Paso dos: dejemos de crear rumores y aislar a las personas por sus condiciones de salud; que, si tiene Sida, vitíligo; bipolaridad, depresión, autismo; vamos a los libros, artículos científicos y en lugar de rumiar chismes, aprendamos.

Paso tres: dejemos de estigmatizar a las personas con discapacidad; las personas sordas escuchan, las ciegas ven, las mudas hablan, las que están en sillas de ruedas caminan; todas de una manera diferente a la nuestra, y ahí está la riqueza de los seres humanos.

Paso cuatro: dejemos de escupir estereotipos y prejuicios contra las mujeres que incursionan en los ámbitos públicos; contra los hombres que se dedican a los quehaceres del hogar; bienvenidas las mujeres y a los hombres que rompen el silencio y se atreven a ser simplemente seres humanos.

Paso cinco: dejemos que las ideas y palabras sean la melodía de todas y todos; respetemos el pensar y el decir de las otras y otros, tal vez no estemos de acuerdo, pero defendamos su derecho a expresarlo, porque al hacerlo, estamos defendiendo el nuestro.

Les propongo que, a partir de hoy, aquí y ahora, me apoyen con esta estrategia a la que se le han llamado inclusión, donde la diversidad de las personas y las diferencias individuales, no son un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad, a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo y en general en todos los procesos sociales y culturales.

La inclusión es necesaria si queremos que mi México lindo y querido sea más equitativo y más respetuoso; si deseamos beneficiar a todas las personas independientemente de sus características, sin etiquetar ni excluir. La inclusión puede frenar la espiral de violencia, delincuencia y paupérrimas condiciones de vida de muchos seres humanos.

Soy diferente, tú eres diferente… y esa es nuestra fortaleza.

¿Aceptas mi propuesta?

Category : CirculoDigital, Columnas and tagged , , .
« »