Imparte centro de supercómputo de Barcelona capacitación a personal de la SEDEMA

21

La Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México (SEDEMA), a través de  la Dirección General de Gestión de la Calidad del Aire (DGGCA), informa sobre las actividades realizadas durante la capacitación que impartió el doctor Marc Guevara y el ingeniero Carles Tena del Centro de Supercómputo de Barcelona (BSC) al personal de dicha dirección, durante la semana pasada.

Con esta capacitación, el personal de la Dirección de Programas de Calidad del Aire e Inventario de Emisiones, así como el de la Dirección de Monitoreo Atmosférico, reforzaron su conocimiento sobre el sistema y su capacidad para actualizarse y generar escenarios sobre la evaluación de estrategias de control para la mejora de la calidad del aire.

Las actividades durante los 5 días que duró la capacitación se concentraron en evaluar el Inventario de Emisiones 2016, así como presentar nuevos sistemas de modelización, que introducen mejoras en el modelo meteorológico. Se analizaron también los resultados del pronóstico 2018 y se planearon futuras colaboraciones.

Desde 2015, la Dirección General de Gestión de la Calidad del Aire en coordinación con el Centro de Supercómputo de Barcelona (BSC), desarrollaron un proyecto para crear el Sistema de Pronóstico de Calidad del Aire para la CDMX, el cual opera de forma continua desde el 13 de febrero de 2017.

En la actualidad, es posible consultar la información sobre la calidad del aire, a través de la página web aire.cdmx.gob.mx, o bien a través de la aplicación para dispositivos móviles AIRE.

Esta herramienta permite que la ciudadanía planee sus actividades al aire libre y evite la exposición a la contaminación atmosférica, con los riesgos a la salud que ello implica, ya que el pronóstico se difunde a 24 o 48 horas.

Dicho sistema de pronóstico se compone de tres modelos: el modelo meteorológico (WRF), el modelo de emisiones (HERMES) y el modelo fotoquímico (CMAQ), los cuales continuamente se evalúan y adecúan para representar mejor las condiciones de la ciudad.

La optimización del modelo se realiza desde 2016 y para este 2018 se contempla la implementación de mejoras en el modelo meteorológico, el apoyo para la actualización del Inventario de Emisiones 2016 y el apoyo para la mejora del módulo de corrección de la desviación del pronóstico.

El desempeño del modelo ha sido bueno para el pronóstico de ozono: la desviación durante la temporada de ozono 2017 fue de 80 por ciento y este 2018 de 78 por ciento.

La certidumbre del modelo puede mejorar con ciertas actualizaciones y la incorporación de técnicas estadísticas, mientras que para el resto de los contaminantes el desempeño es óptimo.

Deja un comentario