Calendario

Entre columnas

Por: Eliseo Lugo Plata

Jueves 17 agosto 2017.- Durante muchos años, las autoridades de la capital del país intentaron cuidar la imagen de la ciudad, en el sentido de ser una urbe limpia de narcotráfico, dándola incluso de ejemplo, comparándola con otras entidades como Tamaulipas, Baja California, Chihuahua, Jalisco e incluso el Estado de México.

Mientras los medios de comunicación, principalmente capitalinos, resaltaban la violencia en otras latitudes y mostraban que la Ciudad de México era ideal para vivir, invertir y pasear, no era así, el gran monstruo de asfalto estaba infectado por células del narcotráfico.

No podía ser de otra manera, pues la capital de este país es un gran mercado para la venta de todo tipo de drogas. A lo mucho, de vez en cuando, se conocían noticias de detenciones por parte de la PGR en Tepito, pero al fin y al cabo era Tepito, donde históricamente todo puede pasar.

OCCIDENTE: Sin embargo, la primera clarinada que se observa de la existencia de cárteles de la droga es el famoso caso de la Colonia Narvarte, donde tres tipos, de acuerdo a videos mostrados, ejecutan a cinco personas, concretamente en la calle Luz Saviñón, en el departamento 401 del edificio marcado con el 1909.

La Procuraduría capitalina dio diversas versiones de los hechos, pero jamás aclaró el móvil de los mismos, pues las autoridades capitalinas seguían cuidando la imagen de la gran ciudad, no sólo por cuestiones turísticas, sino, más bien, por cuestiones políticas.

Una ciudad gobernada por el Partido de la Revolución Democrática tenía que seguir dando el ejemplo de buen gobierno, de allí que, elección tras elección, la gran masa seguía votando por este instituto.

SEPTENTRIÓN: Sin embargo, reza un dicho: “No hay mal que dure cien años”, y apareció como partido el Movimiento de Regeneración Nacional, quien gana varias delegaciones, Tláhuac entre ellas.

En vísperas de la primera elección de la capital, ya como entidad federativa, era necesario dar el primer golpe certero en contra de MORENA, que le ha arrebatado al PRD importantes posiciones, éste se dio no en la Delegación Cuauhtémoc, lugar delictivo por excelencia, sino en la Delegación Tláhuac, donde gobierna MORENA.

Durante un operativo coordinado por la Marina, la PGR y, desde luego, la policía capitalina, se embiste contra el cártel de Felipe de Jesús Pérez Luna, mejor conocido como “El Ojos”, quien no sólo se dedicaba a la venta de droga, sino que tenía una red de por lo menos unos mil mototaxis para el transporte de pasajeros y de droga, cuyos choferes servían además de halcones.

MEDIODÍA: Ante esta situación, el jefe de gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera, señala en una primera declaración al respecto que no se trata de un cártel, sino de un grupo de personas que se dedicaba a vender droga, es decir, trata de evitar la palabra “cártel”.

Días después, al referirse a los hechos, señala a los delincuentes simplemente “como se llame”, es decir, cártel o vendedores de droga. Miguel Ángel Mancera se quiere curar en salud, pero está visto que la ciudad de México es una de las entidades con mayor volumen de venta de droga, donde varios cárteles tienen repartido el pastel. Todo sea por la política. elugoplata@hotmail.com

Category : Entre Columnas, Opinión and tagged , , , , , , .
« »