Comenzar de Cero

42

Uno piensa que tiene la vida arreglada por el resto de su vida, que tiene trabajo, familia, dinero, una pareja, amigos, salud y de repente pasa algo inesperado que nos deja sin aquello que tanto queremos.

Nos sentimos a medias, sin ningún propósito en la vida y con un vacío muy profundo, nos preguntamos ¿qué haré sí he perdido todo?, ¿cómo vuelvo a empezar?, ¿cómo encontraré un nuevo trabajo? ¿tendré fuerza suficiente? ¿cómo será mi vida sin pareja? ¿qué haré sin comprar todo aquello que me gusta?

En la cabeza de uno, se generan miles de reflexiones y se piensa ¿por qué a mí?, ¿por qué la vida me quitó todo aquello que tanto quiero? Pero la vida es así, a ella no le importa sí eres bajito, alto, hombre, mujer, americano, mexicano o japonés, uno debe de aprender a través de la experiencia, la conciencia y también del sufrimiento.

No podemos ir en contra de la física y hacer que el tiempo retroceda, la vida misma nos obliga a seguir adelante.

Pero la gran pregunta, que debemos hacernos, es ¿cómo deseo seguir viviendo, a partir de lo que me sucedió?, en lugar de preguntarnos el ¿por qué a mí?, debo cuestionarme ¿para qué a mí?, ya que a través del segundo cuestionamiento podremos encontrar una respuesta con un sentido. Ponerme en una situación de víctima, no resolverá nada, sólo la autoconciencia y el poder personal podrán hacerlo.

La autoconciencia es tomar un minuto para analizar, reflexionar y someter nuestros sentimientos y actos con un juicio crítico, y podernos alejar un poco de la situación con la cabeza fría, analizando el entorno y encontrar una solución.

Mientras tanto, el poder personal es una cualidad que el ser humano tiene para establecer un dominio con armonía sobre sí mismo. El poder personal se refleja en ser auténtico, en ser empático con los demás y sobre todo creer y explotar su propio potencial.

Aunado a lo anterior, los seres humanos tenemos la capacidad de resiliencia, ya lo decía Darwin, las especies que sobreviven son aquéllas que se adaptan al cambio.

La resiliencia es el proceso de adaptarse bien ante situaciones adversas o ante fuentes significativas como el estrés. Es decir, salir adelante a través de nuestros propios medios.

Hay que tomar en cuenta que la resiliencia se va desarrollando en cada individuo dependiendo de sus necesidades. La resiliencia, implica la capacidad de proteger la vida propia y la integridad ante las presiones deformantes, así como la capacidad para construir conductas vitales positivas pese a las circunstancias difíciles.

 

Debemos ser realistas y saber que nadie salva a nadie, más que uno mismo, así que toma una hoja, haz tu FODA personal donde plasmes tus fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas, analízalas y elabora un plan de acción para seguir adelante. Los recursos están dentro de ti, a través de tu esfuerzo, el trabajo, tus valores, tu perseverancia.

Por eso sí perdiste a una persona, quédate con lo mejor que te dio; sí perdiste un amor, estás a uno menos de encontrar al indicado o indicada; sí perdiste tu trabajo, confía en tu capacidad para encontrar uno mejor; sí tuviste pérdidas materiales, trabaja y construye algo mejor.
El ser humano siempre tiene la capacidad de salir adelante.

Ponerme en situación de víctima y pasarme el resto de mis días añorando el pasado no servirá de nada, lo mejor es enfrentar el dolor que me causó la situación, afrontarlo, sanarme y seguir adelante, aunque tenga de “Comenzar de cero”.

¡Haciendo las paces con uno mismo!

Deja un comentario